Cómo ligar con un chico en persona

Las veces que me apuntaron con un arma

2020.07.24 11:34 Perrapicha Las veces que me apuntaron con un arma

Son dos historias pero son el mismo miedo.
En el colegio reformativo había un chico que media casi dos metros y le decían "El Chaki" uno lo veía y sentía que lo iban a robar, el era barbero, vendía drogas y había apuñalado a varias personas, incluso se decía que había matado a un man.
El chaki tuvo problemas de falda con un tipo de la zona rural del pueblo, esas personas normalmente son tipos que se dedican a negocios ilícitos y son peligrosos, le enviaron un tipo a meterle un tiro en la barbería, el tipo le apuntó pero el padrastro forcejeó con el tipo de arma y le dieron un tiro en el pie, chaki agarro a varillasos al tipo (con una varilla de hierro de media pulgada) hasta doblarla, el tipo era el primo de quién dió la orden, y a chaki lo empezaron a amenazar.
Chaki siempre debía salir a diferentes horas del colegio, ya que casi siempre que salíamos aparecian tipos que parecían sacados de un cartel, siempre nos preguntaban por el, incluso nos ofrecían plata para decir donde andaba, pero siempre decíamos que no había vuelto al colegio o que se fue más temprano. Creíamos que eran simples amenazas que con el tiempo se pasarían.
Pasó el tiempo y casi nunca nos encontrábamos a esos tipos, chaki salía con nosotros con normalidad, casi siempre que salíamos del colegio íbamos al frente a comprar cigarrillos y gaseosa, ese día estábamos fumando y compartiendo una gaseosa entre todos y chaki estaba con nosotros, recuerdo que dijo que nos iba a invitar de a gaseosa y a una empanada para casa uno cuando acabaríamos de fumar, en esas se escucha.
Gritos en la esquina de arriba: Ahí está Chaki, ese es
Y vemos a tres tipos al lado de una moto con una pistola hechiza.
Las armas hechizas son armas caseras hechas con tubos metálicos, que se martillan con resorte, son de un solo tiro, cargarlas es un proceso largo y usan balas de cualquier calibre, su presicion es nula, ya que es casi lo mismo que agarrar una bala con un alicate y ponerle un encendedor en el casquillo, da igual que sea casi imposible que a 25 metros me den con esa arma, pero ver qué a uno le apuntan con eso y saber que si se da la casualidad de que me dé en la cabeza estoy básicamente muerto, da mucho pero mucho miedo.
Yo estaba frío viendo al tipo apuntar, me temblaban las piernas, y siento el ruido del disparo, que sentí mi corazón pararse, vemos que la bala da en una pared de concreto arriba nuestro, y yo sigo paralizado hasta que siento un jalón y un grito que me dice "CORRA".
Empezamos a correr tan rápido como podíamos, sabíamos que si dejábamos de correr corríamos demasiado peligro, yo solo escuchaba mi corazón latir demasiado fuerte y mi respiración agitada, Guzmi lloraba mientras corría, yo no podía pensar en nada, solo en correr. Ellos nos venían persiguiendo en la moto, por lo que corríamos en contravía siempre, corrimos hacia el monte y bajamos por el monte corriendo hacia el río, si nos caíamos no importan, nos levantabamos y seguíamos, sin mirar atrás. Antes de llegar al río hay una carretera sin pavimentar, llegamos allí y corrimos por la carretera hasta encontrar un potrero, entramos allí y nos hicimos en un lugar más oculto.
Al llegar al potrero y descansar un segundo sentí el cansancio, las piernas ya no me soportaban, habíamos corrido más de media hora sin parar, me senté el pasto y sentí el dolor en los brazos y rodillas de las caídas al bajar por el monte, me recosté y aunque me sentía demasiado feliz de seguir vivo, el miedo no se iba, de un momento a otro mi estado cambió y mi cuerpo empezó a llorar, lloraba sin parar y casi todos mis compañeros lo hacían, los tipos más duros que había visto, que no lloraban ni con una puñalada encima ahí estaban llorando, yo tampoco solía llorar, a día de hoy casi nunca lloro, pero ese día no podía parar, nos tranquilizamos después de un rato, y nos quedamos en ese pasta tirados hasta que empezó a bajar el sol, no teníamos fuerzas para levantarnos, nos fumamos los cigarrillos que teníamos ahí recostados en el pasto, y luego caminamos casi 2 horas hasta nuestras casas, dejando a cada uno en su casa.
Chaki se tuvo que perder, se fue a Medellín.
La segunda historia sucedió mientras estaba en la universidad, yo era muy mujeriego y me gustaba mucho la fiesta y beber, justo es la historia de como cambié mi vida.
Había una chica preciosa que le decían Scalzo, era una rubia, alta blanca, y con una cara hermosa, a mí siempre me ha resultado fácil ligar, no soy hermoso, solo soy alto y tengo ojos verdes, tal vez eso ayuda. Scalzo tenía novio, el man si era hijo de un narquillo, tenía mucho dinero, pero el tipo se veía muy de calle, no lo era pero le gustaba aparentarlo. Yo empecé a tirarle los perros a Scalzo porque veía clase de cálculo vectorial con ella, y me pidió que le diera monitorias, yo le empecé a dar clases y empezamos a hablar mucho por Whatsapp, entonces yo ya le dije que me gustaba, que como era para que el novio no sé diera cuenta, y ella me dijo que yo también le gustaba, que no iba a dejar al novio pero que ahí mirábamos como era.
Al principio las clases yo se las daba en la biblioteca de la U, y ella me dijo que se las diera en la casa, entonces obviamente yo no iba a ir a una casa sola a dar clases, pero si el novio veía el WhatsApp creía que le estaba dando de clases, el visaje es que con esas cosas uno empieza a buscar más riesgo, entonces ya no culeabamos en la casa si no en los baños de la U, íbamos en la moto a moteles, salía conmigo de la universidad en la moto, entonces la gente empieza a armar los chismes.
Un día, el tipo me paró en la universidad y me dijo
Tipo: Yo a vos no te quiero volver a ver cerquita de mi novia.
Yo: Relajáte parce que no más somos compañeros.
Tipo: No me importa lo que sean, te abrís de ahí.
Yo: Bueno pues, todo bien.
Obviamente no me iba a abrir de ahí, simplemente le bajamos a mostrarnos tanto en público.
Un día Scalzo me manda un mensaje como a las 11:30 a decirme que estaba en una fiesta donde una amiga, que fuera y que nos podíamos quedar a dormir allá, yo le dije que en un rato iba, llegué a la fiesta que era en las casas de los ricos de por aquí, que son en la salida de la ciudad, son conjuntos con piscina y la fiesta era en el salón comunal, había piscina y estaba buena la fiesta, estaba tomando ron y bailando con Scalzo, cuando en esas llega la camioneta de el novio de ella, alguien de la fiesta había sapeado que yo estaba con ella, el tipo este se baja con dos manes, se acerca y dice.
Tipo: yo ya se todo malparido, y vamos a arreglar las cosas vos y yo.
La que hizo la fiesta se acercó y nos dijo que aquí no podían haber peleas, que si nos íbamos a agarrar tenía que ser en otro lado.
Tipo: listo entonces vámonos.
Cómo yo iba a tomar había dejado la moto.
Yo: y pa donde ?
Tipo: subase al carro y nos vamos pal tambo.
El tambo es un lugar más afuera de la ciudad, que es una montaña dónde queda un café, lo cierran en la noche y allá suben a fumar marihuana y a culear en los carros.
Yo me subí al carro sin pensarlo muchos, nadie hablaba en el carro y el tipo de desvío del camino al tambo, y se metió por una destapada, avanzó 100 metros y me dijo que me bajará.
Yo: nos vamos a dar aquí ?
Y el no me dijo nada.
Cuando veo que uno de los manes con los que el venía le pasa algo envuelto en un trapo rojo. Yo sabía que eso era un revolver, el man lo saca, yo sabía que el tipo era puta apariencia, entonces le dije.
Yo: vos sos una hueva miedosa que no es capaz de agarrarse a mano limpia.
Y empecé a caminar hacia a la carrera dejándolo atrás, camine unos 10 metros y creí que no iba a pasar nada, cuando literal por un lado de la rodilla siento que pasa un tiro. Ahí tuve la misma sensación que en el colegio, un frío, un temblor en las piernas, este tipo me intento dar, eso pasó muy cerca para que estuviera planeado, yo levanté los brazos y me voltee lentamente, mordiendome la lengua para no llorar, el tipo se me acercó y me metió el revolver en la boca.
Tipo: Estoy es que te mato,si yo te vuelvo a ver con mi novia, te busco y te mato en la puerta de tu casa.
Yo después de haber sentido ese tiro tan cerca sabía que el man hablaba muy en serio, no era capaz de hablar,
Tipo: y ahora me tiene que pedir perdón.
Me tuve que arrodillar y pedirle perdón, cosas que jamás en mi vida había hecho, yo era el siempre el que ponía a pedir disculpas a los otros, lloraba del miedo y de la humillación que tenía, me temblaba todo. El tipo se fue, tomé un taxi y volví a mi casa sin decir una palabra, me bañé con agua caliente y aún así sentía frío el cuerpo, esa noche no dormí.
Al final eso no fue tan malo, ya que yo siempre me metía en situaciones pesadas y salía bien parado, ver esto me hizo cambiar varias cosas en mi vida, dejé de ser tan problematico, dejé de pelear en la calle, y de meterme con mujeres que tienen novio, días después pasé por allí y encontré la ojiva de bala,la guardo como enseñanza.
Que me apunten con un arma, los peores miedos que he pasado en mi vida.
submitted by Perrapicha to eldiario [link] [comments]